Cómo los cineastas hacen que las emociones sean visuales

La tarea más importante de un cineasta es descubrir cómo usar imágenes para comunicar emociones.

¿Cómo lo hacen?

Aunque parezca un concepto un poco críptico, comunicar emociones a través de imágenes es relativamente sencillo.

Recordemos cómo se inicio el cine. Las primeras películas eran solo imágenes, carecían de sonido, es decir, no había ni dialogo ni música y apenas se utilizaba uno que otro intento de efecto especial.

30 películas para trabajar la inteligencia emocional

En todo caso, el poder de la imagen o un buen disfraz era el único recurso con el que se contaba.

Entonces podemos decir que existen una serie de elementos en el cine que hacen el trabajo.

A lo largo del cine se han contado con una buena lista de grandes cineastas que han conseguido obtener un buen resultado en este sentido.

Las buenas tomas y los recursos que se han tenido a la mano han conseguido producir algunas de las escenas emocionales y conmovedoras más efectivas de la historia cinematográfica.

Entonces, ¿cómo comunicas emoción en una película?

Bueno, hay algunos trucos rápidos y sucios que puedes usar que no son muy sutiles como usar una canción demasiado dramática, grabar algo en cámara lenta o hacer que un actor exprese explícitamente una emoción extrema llorando, gritando, etc.

Pero lo que el video nos muestra es que al combinar diferentes elementos de la forma correcta, es posible evocar respuestas emocionales intensas y duraderas que ayudará a conectar con las experiencias de sus caracteres.

No importa el género de la película, desde las películas románticas hasta las películas de terror, existen escenas que se nos quedan grabadas por esos detalles sutiles que logró impregnar el director.

Tomemos de ejemplo la escena de la película “La habitación” nominada al Premio de la Academia Lenny Abrahamson.

El plan de Ma (Brie Larson) para escapar de su secuestrador fue fingiendo la muerte de su hijo Jack (Jacob Tremblay).

Coronavirus: Universal Pictures adelanta estrenos en formato digital

En está escena, donde Jack está envuelto en una alfombra en la cama de la camioneta del viejo Nick y comienza a soltarse y muy pronto ve algo que nunca antes había visto: el cielo.

En mi opinión, esta es una de las mejores y más emotivas escenas de la película.

Tienes la música edificante, la voz en off de Ma sonando en el fondo, la actuación perfecta de Tremblay como un niño asombrado y los disparos alternos entre su rostro y el cielo eterno.

Todos estos componentes trabajan juntos para mover a la audiencia (y bueni, ya contábamos para entonces de un poco de historia).

Y aunque hay música, una voz en off y algunos efectos de sonido, veo esta película en gran parte silenciosa, ya que no es necesario escuchar a Jack decir: “Ahhh!” o “Oh!, ¿es el cielo?” o alguna otra línea de diálogo que haría su experiencia menos sutil.

Todo lo que necesitas es esa música esos ojos y la voz de Ma en su cabeza que le dice cómo ponerse a salvo.