Configurando una lluvia de ideas


Cuando estás frente a un cartel publicitario que te haya llamado realmente la atención, ya sea en la calle frente a esa publicidad urbana o frente a tu computadora con la publiciadad digital, te has preguntado ¿cómo habrán llegado a tal frase, dibujo y concepto en sí?

Por ejemplo, a mi me impacta la publicidad urbana que tiene la libería Gandhi en México que sobre un gran fondo amarillo (propio de la empresa) y una frase me logran impactar realmente por la fuerza y genialidad de dicha frase… color y texto… solo eso… ¿pero cómo llegar a eso?

La respuesta es sencilla: mucho trabajo hay detrás, simpre y cuando se esté enfocado en realmente hacer una publiciad de calidad.

Lo primero es explorar la importancia e involucrarse directamente con el producto, familiarizarse con la marca, conocer la competencia y aprender a amar el objetivo.

Con eso en mano ahora viene un proceso muy poderoso: la lluvia de ideas.

La lluvia de ideas permite precisamente bajar esa información y llevarla a un plano que pueda llevarse al terreno publicitario.

Para llevar a cabo esta lluvia de ideas es necesario hacerse primero tres preguntas clave para generarlas:

1) ¿Quién está en la reunión?

Una lluvia de ideas es un ejercicio de colaboración, orientado al equipo. Hay muchas herramientas para crear un buen trabajo en equipo pero ninguna es tan poderosa como comenzar con un gran equipo.

Los buenos equipos trascienden los departamentos y las jerarquías: lo único que importa es que todos se sientan cómodos al hablar y se logren apoyar mutuamente además de mostrarse ansiosos por nutrirse de las nuevas ondas cerebrales.

2) ¿Cuándo es el mejor momento?

Definitivamente el de Navidad a medianoche o a la hora de comer, no son los más recomendables.

Encontrar el momento adecuado para una lluvia de ideas no solo consiste en garantizar que todas las partes puedan estar físicamente presentes.

También se trata de garantizar que todas las partes estén presentes emocional, espiritual, mental y en resumen, metafísicamente presentes.

Si uno de los miembros del equipo estará en el sitio en una activación experiencial todo el día, no lo presiones para liberar ideas hasta quince minutos después.

Esto deja entonces en que lo mejor será reunirse a una hora del día y un día de la semana en que están más entusiasmados y listos para esa importante actividad.

3) ¿Cuánto tiempo debería durar una lluvia de ideas?

El tiempo es un recurso escaso. Debería gastarse y guardarse utilizando precisamente el mismo razonamiento que aportamos al gasto de cualquier otro recurso escaso.

Dedicar un tiempo considerable a una lluvia de ideas comunica su importancia.

Le dice a un equipo que se está profundamente involucrado en el éxito de este proyecto y que ellos también deberían estarlo.

Al mantener la tormenta demasiado corta, los involucrados tendrán la sensación de que esta propuesta no valió la pena.

Además, una vez que se hayan terminado de cubrir todos los factores que se entran en una gran lluvia de ideas, quedará claro que simplemente no se puede acelerar el proceso.

Desde hacer diversos calentamientos hasta sesiones de información hay mucho por hacer.

También querrás dejar suficiente tiempo para explorar el material, compartir malas ideas (las que las personas no comparten cuando están presionadas por el tiempo) y convertir esas malas ideas en buenas.

Aún así, vale la pena recordar que las lluvias de ideas son susceptibles a la ley de rendimientos decrecientes, al igual que todo lo demás.

Entonces, hay un límite sobre cuánto tiempo debería llervarse acabo una lluvia de ideas y probablemente se deba dejar algo de tiempo para escribir la propuesta.

Y esto solo para dejar en blanco y negro lo que viene a continuación… Sí, realmente es un gran trabajo y ejercicio mental esto de crear una publicidad de alto impacto ¿no lo crees?

Si quieres aprender más entra a IMU

FUENTES: YouTube, IMU , Gimnasia cerebral