La combinación de grasa de aceite de coco y el arroz blanco reduce su respuesta glucémica y es más nutritiva la mezcla


El arroz blanco es una gran fuente de hidratos de carbono limpios, que se recomienda con moderación y en los momentos adecuados del día, según tus objetivos.

De hecho la idea de cómo hacer arroz blanco o cómo hacer arroz con leche es una de las primeras preguntas que tenemos cuando buscamos aprender, justamente por su sencillez y rapidez.

Ante un delicioso arroz blanco, nadie puede negar tu nivel culinario y si terminas en una comida ofreciendo arroz con leche, te consumarás como experta y nada tan fácil como aprender a cocinar un producto tan sencillo y versátil como el arroz blanco.

Ahora bien, no todo es miel sobre hojuelas y es importante balancear este alimento. En esta ocasión hablaremos también del aceite de coco en donde sabemos que el aceite de coco proporciona energía útil.

¿Pero qué hay de los dos ingredientes juntos? La investigación sobre la combinación de grasa de aceite de coco y el arroz blanco sugiere que puedes obtener los nutrientes de ambos al tiempo que reduces su respuesta glucémica.

La quema de grasa cíclica (cetosis) con carbohidratos ocasionales es una parte importante de una dieta y el arroz blanco es uno de los carbohidratos másutilizados.

Arroz blanco vs. Arroz integral: ¿Qué es mejor?

Usualmente impacta a las personas cuando se les dice que el arroz blanco es mejor que el arroz integral. Pero hay varias razones por las cuales el arroz blanco es un carbohidrato de almidón de elección.

Convertir el arroz integral en arroz blanco elimina el ácido fítico, un anti-nutriente que nos impide absorber minerales y deja un carbohidrato fácilmente digerible.

También reduce el arsénico que se concentra en la delgada capa externa y hace que el arroz integral sea marrón.

El contenido de arsénico en el arroz varía ampliamente de un país a otro y según los tipos de arroz, pero puedes evitar niveles más altos de arsénico al adherirse al arroz blanco.

El arroz blanco también es el vehículo perfecto para todo tipo de cosas sabrosas: tocino, mantequilla, verduras, postres … la lista continúa.

Es fácil excederse en el consumo de arroz, pero demasiado arroz con demasiada frecuencia puede afectar los niveles de azúcar en la sangre y engordar.

Tu cuerpo convierte el arroz blanco en glucosa rápidamente, razón por la cual una cantidad excesiva (como el exceso de carbohidratos) puede desencadenar resistencia a la insulina, fatiga, aumento de peso y una serie de otros problemas.

Pero, ¿y si pudieras hackear tu arroz blanco para evitar este problema? ¿Qué pasaría si pudieras disminuir su índice glucémico, aumentar sus beneficios para la salud y hacerlo más nutritivo… todo con un simple cambio en la forma en que lo cocinas?

Bueno, algunas nuevas observaciones implican que puedes y es muy fácil de hacer. Todo lo que necesitas es un poco de aceite de coco.

La idea es cocinar arroz al vapor de forma normal haciendo solo dos cambios modestos: agregar aceite de coco antes de cocinar el arroz, y luego, dejar enfriar en una nevera.

Ante este cambio se consigue disminuir las calorías del arroz en un 10-12%.

Cuando cocinas el aceite de coco y el arroz, el aceite se une al almidón digerible en el arroz, ese es el almidón que se convierte en glucosa.

Una vez unido con el aceite, el almidón digerible comienza a cristalizarse, creando otra forma de almidón: la variedad resistente.

Al enfriar el arroz después de cocinarlo se promueve a la cristalización, lo que provoca un sorprendente aumento de 10 a 15 veces un almidón resistente en comparación con el arroz blanco normalmente preparado.

No pierdas la oportunidad de conocer más en:  KiwiLimon.com