Llegando a Marte

No podía creer que seguía flotando en la inmensidad de la nada, dependíamos 100% de aquella flama gigante que todavía lograba impulsarnos un poco, el capitán en su bocina vieja decía “Bienvenidos a Marte”, vimos a lo lejos el manto estelar y pareciera que entre las estrellas se escondía ese planeta rojo que alguna vez ilustraron en los libros de primaria.

Recuerdo que alguna vez tuvimos una lección de inglés en línea donde hablamos sobre nuestro sistema solar y como según los científicos, Marte era el candidato para mudarnos si algún día teníamos la necesidad aunque en un artículo decía como, no recuerdo más de aquella lección.

Schiaparelli Hemisphere Enhanced.jpg

Sentí esa sensación en el estómago cuando te subes a una montaña rusa y estás a punto de bajar, descendíamos rápido pero no tanto como para creer que estábamos en peligro, todos estaban inquietos en sus asientos, viendo a todos lados, otros más nerviosos que emocionados clavaban sus uñas en el cuero.

No sé si lo que decía Einstein acerca del tiempo era relativo pero estaba dispuesta a pensar que el cambio de planeta tenía que haber afectado nuestros horarios y otras cosas biológicas de las que no estaba consiente , abrieron la pesada puerta y nos comenzaron a quitar todos los cinturones, cintas de seguridad que recientemente nos habían puesto.

Entra a Harmon Hall

Unos les costaba trabajo caminar, unos tuvieron la desgracia de vomitar y que todo quedara embarrado en su casco, otros como yo, caminaban como venados recién paridos, poco a poco recuperamos estabilidad, nos hicieron caminar a un edificio blanco que estaba a lo lejos, no lo sentía pero el aire soplaba mucho y efectivamente todo tenía tonalidades rojas, rosas por un momento extrañé el color verde de nuestro planeta.

Como buenos turistas en el momento que llegamos al edificio no podíamos con nuestra emoción y solo esperábamos que nos quitaran los trajes para ser libres e ir a explorar este planeta que solo habíamos visto en ilustraciones.

Éramos un grupo de aproximadamente 20 personas, éramos de distintas nacionalidades, había otra familia aparte de la mía y varias parejas.

Un señor con bigote se puso enfrente del grupo y cuando él hablaba una chica a lado traducía, era muy buena y muy rápida para procesar eseintercambio delidioma, nos dio un discurso de donde estábamos, de cómo funciona Marte y recitó el reglamento de ese lugar, no lo habían mandado unos meses antes pero para ser honestos solo lo leímos una vez y saltándonos partes.

Nos permitieron quitarnos los trajes pero ahora debíamos de usar otros muchos más pegados a nuestro cuerpo y con un diseño no muy bonito pero estábamos en Marte, no estaba en posición de criticar eso en ese momento, tenía líneas negras con fondo blanco otros tenían la marca de la empresa en la espalda y unos en la cadera.

Los trajes estaban hechos para ambos sexos, así que no había problema de que alguien se sintiera ofendida y los que si pues supongo no les hacen caso.

Nos mostraron nuestra habitación, nos cambiamos los trajes, parecíamos la intro de una serie vieja, el lugar era muy diferente a como estaban en las fotos y al parecer éramos los únicos ahí.

Fuentes: Wikipedia, Harmon Hall  YouTube